En un acto repleto de emociones se reinauguró el antiguo reloj, monumento icónico de la identidad de nuestra ciudad, volviendo a emplazarlo en su lugar original.

El proyecto, impulsado por el ex Concejal Roberto Paolini y el Arquitecto Pablo Vincenti, recibió un fuerte apoyo del Intendente Nizar Esper y mediante largas gestiones y la desinteresada colaboración de vecinos, se logró concretar la iniciativa.

Además, se descubrió una placa en reconocimiento al recientemente fallecido Arquitecto Pablo Vincenti, destacando no solo su labor en el Municipio sino también su calidad como persona.